Como ya hice el año pasado, éste tampoco podía pasar sin estar unos cuantos días de mis vacaciones perdido en las montañas sin apenas cobertura, bueno, o teniendo esa escusa para no mirar el teléfono móvil cuando sonaba :D.

Tuve la suerte de poder escaparme por Picos de Europa y disfrutar de vivir en medio de la naturaleza sin más cosas en la cabeza que disfrutar el momento.

En el trabajo todo el mundo me dice que mis vacaciones no son para descansar, que lo que hago es sufrir. Pero cada uno disfruta de una forma (ya tendré tiempo de quedarme sentado en una terraza cuando no pueda moverme). La peor parte de estos viajes es cargar con tanto peso en la espalda (en mi caso iba con unos 20kg) y las jornadas caminado se hacen largas.

El peso se nota mucho, las rodillas se resienten y aunque las vistas son increíbles de vez en cuando cuesta seguir caminando. La peor parte es cuando sabes que no vas a tener el amanecer que esperas y solo vas buscando la foto. En ese caso esfuerzo no está compensado para el resultado que vas a conseguir.

Esto es lo que me sucedió en esta foto. No todos los amaneceres salen como deseamos vamos buscando un cielo plagado de nubes rojas y eso no ocurre siempre.

Al principio, la foto no me llamó mucho la atención, eso de no tener un cielo impactante… le restaba mucho a la foto, pero tras revelarla y dejarla en el PC un tiempo, todos los detalles del suelo hicieron que me decantara por publicarla.

Sobre la foto

Hacer fotos a primera hora del día resulta costoso, todo lo contrario que los atardeceres, no nos cuestan a ninguno. Levantarse pronto, con frío y sin saber qué imagen te vas a encontrar, hace que te pienses en seguir en el saco un par de horas más hasta que deje de hacer frío.

Ésta es una de esas fotos que ya es casi una postal. El encuadre ya lo tenía visto de varios fotógrafos, y me gustó tanto, que no pude dejar escapar la ocasión de hacer mi versión. Por condiciones meteorológicas no fui capaz de mejorar las fotos que ya había visto.

Para hacer la foto tuve la suerte de poder ver el sitio al atardecer. Así, por la la mañana, ya tenía visto el sitio desde donde me gustaba la composición. El punto fuerte de la foto iban a ser las grietas del suelo formadas por la erosión. Éstas generan esas líneas en el suelo que nos trasportan la mirada hacia arriba. Donde nos encontramos la pista, que se usó para acceder con vehículos a las distintas minas. Y por ultimo los picos iluminados de color rojo por los primeros rayos del luz.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

2 respuestas a «Aarush»

Deja un comentario