Esta es otra de esas espinitas que tenía clavada, tengo muchas fotos pendientes de hacer, demasiadas XD pero poco a poco voy sacando alguna de la lista. Llevo queriendo hacer una foto en condiciones en este refugio mucho tiempo.

Siempre puse excusas para no ir, al principio porque no estaba seguro de cómo se llegaba, luego que se tardaba mucho tiempo en llegar… excusas.

El caso es que hace dos años me acerqué para intentar hacer una foto. Pero me resultó difícil, en un principio la noche iba a estar llena de nubes y aunque hubiese luna casi llena no me iba a importar.

Estuve un rato conociendo la zona, esperé a la noche y no fuí capaz de sacar nada que mereciese la pena. No fui capaz de iluminar el refugio como quería. La luna me dejaba unas sombras en el suelo muy feas… El caso es que me volví con mal sabor de boca.

Esta vez la cosa fue distinta, nos íbamos a juntar unos cuantos esta noche pero al final, por diversas cuestiones solo nos juntamos 4. La noche iba a ser divertida. De los 4, Alberto, Borja y Maite no habían iluminado una foto por la noche así que tocaba hacer una foto que les sirviese para el recuerdo.

La predicción meteorológica esta vez me volvió a fallar, aunque decía que iba a tener nubes desaparecieron poco después del atardecer. Así que para conseguir impactar un poco con la foto no quedaba otra que hacer una circumpolar.

Suelo usar el apilado, es decir hacer muchas fotos de pocos segundos, esto lo hago así porque de esta forma capto un cielo lleno de estrellas.

Para iluminar, usamos una linterna de color para el interior del refugio, generando esa luz que parece que tenga luz propia y otra en el exterior para darle más detalle a las paredes, con más intensidad desde el lado izquierdo que del derecho de tal manera que generamos más volumen en las ruinas.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja un comentario