Muchas veces he escrito por aquí que hay que aprovechar los momentos especiales porque le dan a la foto un punto a su favor. La foto de hoy es un claro ejemplo de ello. En esta estación he estado muchas veces, es uno de los sitios que se han vuelto «típicos» para las nocturnas en Madrid.

El motivo para volver a la estación ha sido por hacerla en otras condiciones distintas a las que ya he hecho fotos muchas veces, buscar algo distinto. Así que aprovechando que ya había caído nieve y teníamos la primera lluvia de estrellas del año decidí subir. Os dejo un enlace al calendario astronómico 2021 para que no os perdáis ninguna.

Sobre la foto

Vieja, abandona y cada vez más «rota», así es como se encuentra esta estación. La primera vez que fui había que tener cuidado con el techo que no se cayese sobre tu cabeza. Ahora, hay que mirar al suelo y tener cuidado con las tablas y los clavos que hay por doquier.

Este encuadre es uno de los comunes, lo siento, pero no hay mucho donde improvisar ya de algo tan fotografiado. En la imagen podemos ver la estación de tren al fondo y el agujero que dejó la mesa giratoria en primer plano (antes de que los chatarreros se la llevaran era una estructura muy curiosa).

Pero lo que hace distinta a la foto es la nieve y por eso me decidí a ir. Con nieve no había visto muchas fotos de esta estación. Las condiciones no eran las más cómodas para hacer fotos, 6 grados bajo cero marcaba el coche pero merecía la pena darle ese punto de distinción a la foto.

Tras un primer encuadre (ya os lo mostraré en otra ocasión), me decanté por hacer éste. Tenía claro que aunque el primer plano fuese algo que aportase algo importante en la foto pero debía llevar la mirada a la nave de mercancías. Para ello, qué mejor forma que usar la luz.

Iluminación

Teniendo clara esa idea, primero se calculó la luz del interior, de color cálido, que nos recuerde a la luz de nuestra casa, de tal manera que parezca que sigue teniendo vida. Pero con eso no se conseguía del todo llevar la mirada así que se iluminó la nieve simulando la salida de la luz. Esto se hizo de tal manera que nos generase unas líneas que nos lleven directos a la nave y así la vista fluye directamente a donde queríamos, dándole ese plus que buscamos.

El tema de hacer la circumpolar fue por intentar captar la mayor cantidad de estrellas fugaces que pudiese. La cámara estuvo cerca de una hora y media haciendo fotos hasta que se acabo la batería. Por lo menos 15 meteoros conseguí captar pero la mayoría se perdieron al apilar el cielo. Podría haber hecho máscaras y selecciones para que se viesen en el resultado final pero no me termina de convencer. Quizás haber puesto estas sobre una imagen con las estrellas puntuales, un día con tiempo probaré como queda para en un futuro intentar hacer una imagen como de esas. La pena es tener que volverme tan pronto, por el toque de queda no pude hacer las fotos en el momento óptimo ya que a las 00:00 tenía que estar en casa.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja un comentario