Esta semana vuelve a la carga «The Explorer», sí, ese personaje que siempre va con su lucecita en la mano para iluminarse el camino.

Se trata de una escapada del año pasado por Asturias, de esas que tienes tiempo para pensar y tomarte las cosas con calma. Y eso es lo que hice en ese viaje, pensar mucho y valorar hasta donde había llegado. Intentar borrar de la cabeza algunos fantasmas y por supuesto, disfrutar de mi hobby, LA FOTOGRAFÍA!

Hacer este tipo de fotos completamente solo es algo complejo, y aunque ya os lo he explicado en alguna entrada. Hoy os lo vuelvo a contar. Así que si ya sabes cómo lo hago… pues ahórrate el resto del texto 😀

¿Cómo la hice?

Para hacer esta foto precisamos tener un atardecer en un valle con unas vistas de escándalo. No vale una puesta de Sol cualquiera, hace falta una de esas que parecen increíbles, de esas en las que te quedarías observándolas horas.

Aparte de eso, en cuanto a materiales para el personaje necesitamos un disparador remoto para la cámara, un par de triggers (disparadores inalámbricos) para flash, un flash y un difusor.

Ya tenía la foto sin el personaje, pero para añadirle un punto más a la foto tocaba posar. La foto de paisaje, se basa en una larga exposición realizada con filtros ND, para conseguir captar el movimiento de las nubes.

Cuando la tenía hecha, me desplace con el mando a la posición que creía correcta. Por lo menos, un par de paseos me tocó dar hasta la cámara para conseguir el punto exacto.

Ahora solo queda ajustar la potencia del flash, y en este caso con un toque a máxima potencia me fue más que suficiente. Con la ventaja de que el destello de éste me ayuda a congelar mi movimiento.

Y tras esto lo más difícil, quedarte completamente inmóvil durante los segundos que dura la fotografía. Por supuesto, repetir unas cuantas veces para conseguirlo 😀

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja un comentario