El que guarda haya, ya lo decía mi abuelo. Por esa razón publico fotos de hace ya un tiempo. Aquél momento en el que la parrilla del camión todavía estaba en buen estado. Es una auténtica pena la falta de respeto que tenemos con la propiedad del resto de las personas. Si está «abandonado» puedo destrozarlo porque es «basura».

De vez en cuando, me preguntáis localizaciones y normalmente las digo todas, pero hay alguna que… ésas no la comparto. La razón es que no quiero que se destroce el elemento a fotografiar. Hay gente de la que se dice que tiene miedo a que hagan una foto mejor que la suya, en mi caso cuando pasa, me alegro porque así tengo una foto para analizar y aprender 😀

Volviendo al tema de guardar las fotos, es un tema «raro» para mí. Procuro esperar al mejor momento para publicarla. Normalmente, como ya sabéis, tardo en subirlas más que nada porque paso más tiempo haciendo fotos que en el PC y no me da tiempo a publicarlas tan rápido como debería. Tras elegir ese día, toca esperar y ver si gustan las fotos que haces gustan o no. No es por el ego de tener más o menos likes, sino por ver si gusta a la mayoría de la gente o no. Si a mí no me gustase, no la publicaría, como pasa con muchas de las fotos que hago.

Sobre la foto, solo puedo decir que es una noche de ésas en las que el #comandoempanada se junta para pasárnoslo bien, y si se puede, llevarnos alguna foto a la saca.

Para hacer la foto, el proceso fue el de siempre, elegir qué queríamos iluminar y cómo. En este caso elegimos los faros y el interior de la cabina de un color naranja que contraste con el azul del cielo. Para el exterior aplicamos un solo punto de luz que nos dé detalles del camión pero que también nos genere las sombras. Con ese cielo, pocas probabilidades de fallo íbamos a tener.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja un comentario