Hay localizaciones que te sorprenden y cuando estás frente a ellas aún son más impresionantes de lo que esperabas. En la escapada por el Pirineo junto a Charly, Enrique e Iván, hicimos una noche en Riglos, teníamos ganas de ver el castillo de Loarre y los Mallos.

Hoy toca hablar de Riglos, ver el atardecer frente a esas paredes verticales de piedra de más de 270 metros de altura me impresionó muchísimo. Pero fue caer la noche y nos dimos de golpe con una realidad que no queríamos ver.

Entre las fotos que teníamos pensadas, habíamos visto una foto, con el centro galáctico de la vía láctea justo encima del circo. Pero al llegar allí la cosa no pintaba nada bien. El Sol no estaba donde debería estar. No cuadraba la orientación y al usar cualquier app descubrimos que nos la «había colado». Esa foto hizo que la visión de la foto cambiase por completo. No nos quedaba otra que pensar en hacer algo distinto mientra llegaba la noche.

Sobre la foto

Tras el atardecer le tocaba el turno a la noche. Nos encontramos con una localización muy difícil. Estábamos frente a dos paredes de piedra inmensas a los que la luz del pueblo las ilumina por completo. Con esas condiciones resulta casi imposible sacar una linterna para hacer algún tipo de iluminación que quede coherente.

Para arreglar ésta situación no quedaba otra que tirar de ISO altos y tiempos de exposición muy cortos. Me encontraba con una imagen donde existe mucha diferencia lumínica entre la zona iluminada y la que está en sombra. Ya desde el inicio sabía que mi 5dIII no iba a estar a la altura respecto al ruido, como a mi me gustaría. Si a esto le sumamos que se trataba de una noche sin Luna que nos ayudase a rellenar las zonas en sombra de la imagen, el ruido iba a ser grande.

Pues con todo esto, tocaba sacarse algo de la chistera e intentar buscar una imagen que impacte visualmente. Me decanté por hacer una panorámica, ya que íbamos buscando la vía láctea y la única forma de mostrar el centro galáctico iba a ser así. Para darle un toque a la imagen, decidí colocarme en medio de los mallos y así dar dimensión a esas moles rocosas. Gracias Enrique por ayudarme!

Por último, para que la persona tuviese un punto de atención y dirigir la mirada, para ello usé el flash de mano y así generar esa luz que suele acompañarme en mis «retratos» nocturnos.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Edito esta entrada porque sois una panda de marujas! no creí que el sector de los fotógrafos fuese así 😂😂😂. Os importa más quién cambia un cielo que la razón por la que se hace. Lo importante aquí es el aprendizaje de esta entrada, a todas las localizaciones hay que darles una oportunidad. Que aunque esperes unas condiciones, quizás puedas conseguir una foto mucho mejor de lo que tenías en mente.

2 respuestas a «Riglos»

  1. Qué buena experiencia!! Es verdad que hay imágenes que no existen en la realidad pero, hermosas igualmente. Me gusta mucho esta nocturna y es una pasada, digna de admirar y mola saber que el cielo no está cambiado ;). Un saludo!!

    1. Muchas gracias!!!

      Lo malo de esas imágenes que no existen, es el chasco que te llevas cuando llegas a ellas pensando que te vas a encontrar eso. Imagínate que vas a hacer fotos a un castillo y es otro, o no está… te quedas un poco chafado.

      Un saludo

Deja un comentario