Dijimos que íbamos a volver y volvimos. Cuando fuimos a este pantano el año pasado, nada más llegar y ver el reflejo de las estrellas en el suelo, pensamos en hacer fotos a la Vía Láctea aquí. Como no tuvimos esa posibilidad por la época del año y la Luna llena hicimos esta foto.

Pero este año ya estábamos preparados, la previsión era la correcta. Encontrar el árbol perfecto iba a ser difícil, pero conociendo la zona, no imposible. Así que con un pequeño paseo al atardecer nos encontramos lo que queríamos, un árbol que quedase en medio del agua con orientación a la Vía Láctea.

Las complicaciones como siempre, aparecen en el terreno, en este caso tuvimos que esperar a que la Vía levantase un poco para poder hacer la foto. La zona no es la mejor del mundo para hacer fotos a la Vía Láctea por la contaminación lumínica y si no esperábamos apenas teníamos detalle en ella.

Las anécdotas de la foto de esta semana: allí quedamos con unos amigos de Madrid, mira que vivimos más o menos cerca, pero tuvimos que quedar a unas cuantas horas de nuestras casas para vernos las caras.

Para hacer estas fotos, aunque con las botas de monte se pueden hacer, la mejor opción es usar botas de agua o vadeador. Con ellas podemos meternos en el agua sin miedo a mojarnos pero en mi caso prefiero el vadeador. ¿La razón? suelo poner la cámara muy baja en el encuadre y para ver la pantalla de la cámara necesito agacharme mucho. Y claro estar protegido hasta casi los brazos, hace que estés más cómodo, centrado en las fotos y menos pendiente de si te vas a mojar o no.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.