La pedriza de Madrid es uno de esos lugares que, al menos para mí, al estar tan cerca de casa siempre la dejo como último plan. Y es una cosa que no debería hacer puesto que tiene muchísimas posibilidades. También es verdad que me resulta difícil componer en ese «enjambre» de piedras.

El caso es que, tanto David como yo, teníamos ganas de hacer una foto al elefantito y como tenía que probar un juguetito que me había comprado decidimos subir hasta allí a ver que tal funcionaba. El camino no resulta difícil, pero no sé qué pasa que cada que voy, termino cogiendo un sendero distinto para llegar. Bueno siempre que he subido, he podido ascender por la misma senda, pero por las noches… la cosa cambia y en un pispas pierde la senda y te desvías. Por suerte no es difícil volver a la senda como sucede en otras partes de este Parque.

Sobre la foto

Esta hecha con el equipo de David, cuando salgo con gente de la que sabes que no tines problemas con compartir un raw, al final siempre preferimos trabajar con una sola cámara ¿Para qué vamos a perder tiempo en copiar el encuadre?

Sobre el método de trabajo no os voy a decir nada, puesto que es el mismo de siempre, simplemente comentar que elegimos este encuadre por tener las «lavandas» en primer plano.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.