Mientras preparo nuevas escapadas, siempre me gusta ir viendo fotos que tengo por ahí en el disco duro, soñando si podré repetir momentos de luz similares a los vividos y recordándolos. Esto ha hecho que me haya animado a mostraros una de esas fotos que me alucinan, pero nunca encuentro el momento de hacerla publica.

Hoy le toca el turno a este hayedo tan conocido. Por lo que me han comentado unos cuantos amigos, encontrarlo así no debe de ser nada habitual: el arroyo con agua, niebla en el ambiente, el suelo de color rojo… Vamos que como suele sucederme lo pille en el momento justo.

Sobre la foto

En el otoño de 2019 me pude coger unos días para fotografiar el otoño, en este caso fue junto a David. Decidimos ir a Navarra y Pais Vasco en una escapada express donde la improvisación nos llevo a hacer fotos al amanecer en este hayedo tan poco fotografiado XD.

Llegamos ya con la niebla, ni un solo coche en el parking, lo que auguraba una sesión fotográfica de esas que puedes disfrutar a tope, ya que sabes que no te va a molestar nadie. En este caso, cuando haces fotos con amigos, es fácil pegarle una voz cuando tienes la foto en el punto que te gusta y que se parte unos segundos para no necesitar clonar nada.

Para hacer la foto si no recuerdo mal creo que solo usé el polarizador para quitar brillitos en las hojas y al haber tan poca luz, ni si quiera necesite usar filtros. El tiempo de exposición lo determino el movimiento del agua, buscando la textura que más me gustaba.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.