Tras varios meses sin salir a hacer fotos por la noche, porque no siempre es lo que uno quiere, sino lo que le dejan. Tocaba re-encontrarse otra vez con la fotografía nocturna. Se trataba de una de las primeras salidas de 2018. Aunque, en este caso, con un planteamiento serio, conseguir la primer vía láctea del año.

Tras un par de llamadas, para organizarnos, ver dónde y cuándo nos veíamos. Ahí estaba yo, montado en el coche de Javichu y con Charly camino de Guadalajara. Por el camino, muchos nervios, y demasiadas historias pasaban por mi cabeza: A ver como se porta la 5D3 a ISOS altos respecto a la 6D que usaba antes o como me voy a apañar si aún no se como funcionan ni la mitad de los botones!

Antes de llegar a este curioso punto geodésico, hicimos una parada en unas ruinas. Ya las había echado el ojo hace unos años, pero nunca se dio la ocasión de ir. Esta noche no sacamos nada de allí. Se trata de un encuadre complejo, la ausencia de luna… eran demasiadas complicaciones y no podíamos perder el tiempo. Por que nuestro objetivo estaba claro.

A probar el ISO

Por fin nos plantamos delante de la torre. Todo estaba dispuesto, no muchas nubes en el horizonte y la vía láctea luciendo en todo su esplendor. Pues vamos al lío! Lo primero que tocaba probar de ésta cámara era el ruido y como se comportaba el sensor.

  • Empiezo por ISO 3200. Todo correcto, no me esperaba menos. Si el 3200 tiene demasiado ruido me tocaba tirarme de los pelos y buscar otro equipo.
  • Le toca el turno al 6400. OK, venga vale, esto parece que va un poco mejor que la 6D.
  • Paso a ISO 8000 Ostia! como se ve la vía ¿no? Tiene ruido pero parece que es aceptable.
  • Y por ultimo le toca el turno a ISO 10000. Que pasada, quiero más. Aunque aquí ya toca parar porque con esta sensibilidad, ya se nota demasiado el ruido incluso en el display de la cámara.

Las sensaciones en el campo fueron muy buenas, otra cosa es el resultado ya en el PC. Yo que no soy de ISOs altos… ¿Quién me mandaría a mí? Si aún no tengo ni controlado el brillo de la pantalla, pero bueno, de todo se aprende. Como conclusión a estas primeras pruebas, a partir de esta noche toca trabajar como con la hermana pequeña a ISO 3200. Si tengo que forzar porque no me quede otra, a tirar a 6400 ISO.

Berninches

Como todo en la vida hay que ir de menos a más, y en este caso os muestro una fotografía de esas que son muy «sencillas» de hacer. Básicamente, vas al sitio, buscas el encuadre y disparas la cámara.

En este caso, no hace falta ni iluminar. La contaminación lumínica que hay en la zona nos ilumina a la perfección este punto geodésico tan peculiar.

Después del tocho hablando del ISO… querréis saber los parámetros de la foto. Esta foto está disparada a 16mm de focal, una apertura de f/2.8 e ISO 10.000. La imagen tiene mucho ruido, pero dándola mucha más caña de lo que estoy acostumbrado conseguí dejarla así.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

7 respuestas a «¿Cuánto ISO aguanta esta cámara?»

  1. Qué Ilusion. Creo que yo más que tú. Jajajaja. Víctor toma fascinante pero cuando leo lo del ISO, me pongo a llorar. No te voy a regalar los oídos otra vez. Sólo una palabra ….. BRUTAL.

    1. Muchas gracias por pasarte Julio! Espero seguir leyéndote por aquí.

      Ya sabes que no ha sido fácil tomar la decisión de volver a empezar pero no quedaba otra opción.

      En cuanto este mejor del brazo quedamos para hablar un rato 😀

      Un abrazo!

Deja un comentario