Vuelvo con trabajos limpios, de esos que están acabados en la cámara. De esos que en 5 minutos tienes acabados porque solo hay que corregir contraste, saturación y dar enfoque para publicar en la web.

Un poco antes del confinamiento tuve una escapada a hacer cacharrines junto a Laura. En esa salida vimos las caras con este Renault 4. La foto se hizo pero al verla en el PC la descarté. En el terreno no me gustó mucho por que no es tan impactante como otras pero al dejar pasar el tiempo y revisarla me di cuenta de porqué la hice.

Mecánicamente el Renault 4 es un vehículo muy curioso y gracias al no tener el capot con los faros podemos disfrutar de ver esas peculariedades. El motor y el ventilador se ven pequeñitos porque no están en el frente como es habitual. El motor se encuentra retrasado, más cerca del puesto de conducción y en la parte delantera se sitúa la caja de cambios. Para manejar el cambio, se hace mediante un varillaje muy largo controlado cerca del volante y no en el piso como es habitual. Por eso publico esta imagen y no otras de esas misma noche.

¿Cómo se hizo la foto?

Para hacer esta foto fuimos una noche con Luna. Con esto conseguimos tener cielos azules al seleccionar el balance de blancos adecuado. Los contras que nos supuso tener tanta luna fue controlar la exposición.

Para aportar luz usamos una iluminación cenital que genera un gran contraste en la escena. Se añadió una luz cálida en el interior del vehículo para darle un toque de atención y en este caso que contrastase con el azul del cielo.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja un comentario