Ya va tocando sacar otra chatarrilla del cajón de fotos por publicar. En este caso, un coche un tanto peculiar y raro, no en sí por el modelo, un Seat 1500 pero sí por su chasis largo tipo ranchera.

Unas stories de Instagram me llevaron hasta él. Bueno, la localización no la daban, pero teniendo en cuenta por donde habían estado, el coche no podía estar muy lejos. Así que tocaba tirar de la pantalla del PC y rastrear el suelo con Google Maps hasta que me pareció ver un coche y di con él.

Sobre la foto

La predicción no era todo lo favorable que esperaba pero teniendo en cuenta el famoso toque de queda, cualquier noche que no estuviese lloviendo era buena para salir a hacer unas fotos.

La foto esta hecha con un Samyang 12mm. Es un objetivo que le da una deformación a la imagen muy grande al tratarse de un ojo de pez pero que tiene muchas ventajas. Entre ellas tener el diafragma manual, una gran apertura y al ser una focal tan corta es muy fácil tener toda la imagen nítida.

Elegí el balance de blancos que me permitía mantener el cielo azul y que la contaminación lumínica de los pueblos cercanos aun se viese en el cielo. Ese contraste ente azul y naranja que mostraba el display de la cámara era tan vistoso que no podía no reflejarlo en la foto.

El resto, lucecitas por aquí y por allá y correr en medio de la oscuridad para, en 30 segundos, tener la foto hecha.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.