¿Por qué para hacer fotos hay que viajar lejos? ¿Por qué no explotamos nuestro entorno? Ésta es una de esas cosas que de vez en cuando debatimos los compañeros del #comandoempanada. Y creo que a partir de ahora, obligados por el coronavirus, vamos a empezar a valorar un poquito más los paisajes que tenemos a nuestro alrededor.

Con esto no quiero decir que no merezca la pena viajar lejos, simplemente tengo la sensación de que cuando viajamos lejos, todos terminamos haciendo las mismas fotos y generando nuestra colección de «cromos o postales». Donde la foto ganadora es aquélla que tiene el mejor momento de luz.

Esta foto es un ejemplo en la que se demuestra que no hay que ir lejos para hacer fotos interesantes. No serán fotos ganadoras de grandes premios (sobre esto hay mucho de que hablar), pero eso no quita que encontremos sitios bonitos cerca de casa y podamos disfrutar de la fotografía.

No es difícil encontrar campos de amapolas o de cereal dando un pequeño paseo cerca de nuestro hogar. Solo tendremos que buscar el momento adecuado para conseguir esa imagen deseada. Si la hacemos al atardecer, al amanecer o quizás, con una tormenta eléctrica aportaremos ese punto extra al crear un «momento único».

Sobre la foto

Como «trucos» que usé, os puedo contar que trabajé con un 16mm. Las razones para usar este objetivo y focal fueron:

  • Cuento con una gran profundidad de campo a diafragmas f/8 – f/11
  • En esa zona del diafragma, el objetivo es donde aparece más nítido, dándome la mayor calidad.
  • Gracias a la profundidad de campo que consigo trabajando con esa apertura, no necesito hacer un focus staking en el PC que ralentiza el proceso de revelado de la imagen. Si es verdad que el fondo no aparece tan nítido como los primeros planos, pero, gracias a esto…
  • Consigo dirigir la mirada del espectador donde quiero, en este caso, las amapolas.

Para hacer la foto aproveché uno de los pocos atardeceres con color que tuve, ya que a este campo de amapolas le quedaban los días contados. Si os fijáis ya hay algunas que empiezan a estar pasadas. Me hubiese gustado conseguir otro mucho más colorido, pero no siempre se obtiene lo que uno quiere 😀

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Una respuesta a «Atardecer entre amapolas»

Deja un comentario