Esta vez os muestro algo bastante reciente, como va a pasar en las próximas semanas. Normalmente suelo publicar fotos «viejas» pero resulta que al final las veo tanto en el ordenador que pasan de llamarme la atención a no gustarme tanto y las dejo ahí esperando.

Llegar a la localización en el último minuto parece que está a la orden de día en mis salidas tras la cuarentena. No sé si es que me tomo la vida de una forma más tranquila o qué… pero llego con el tiempo justo y de momento, parece que funciona. Pronto me perderé algún atardecer, ya lo estoy viendo XD.

El año pasado, junto a Charly, intenté un atardecer en estos molinos. Íbamos buscando hacer la foto típica… pero la verdad es que no me termina de gustar. Improvisando, no sé cómo ni por qué me fui a este encuadre. Me imagino que será típico de aquí pero… allí me llevó la vista.

La foto pasó al cajón de «esta foto tengo que hacerla con mejor cielo» así que solo quedaba esperar a que las condiciones fueran propicias para hacer la foto deseada.

En un principio la idea era hacer una sola foto horizontal pero las pajitas no quedaban bien, se cortaban por los laterales de la foto y jugando a mover la cámara, vi que haciendo una panorámica la foto mejoraba mucho.

Así que eso es lo que hice, una panorámica donde quedaban las plantas mejor ubicadas en la composición. Me dejaba ver la puesta de Sol y el molino quedaba incluido en el paisaje.

Como curiosidades de la foto, lo que se ve a la izquierda del molino es un «chaval» que se quedó quieto todo el atardecer. Pocas veces me encuentro con gente que se sienten a disfrutar del atardecer.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja un comentario