Como si de un juguete viejo que ya no se usa y se deja en un cajón tirado. Ésos son los coches que nos gusta fotografiar a Javi y a mí. Impactan mucho más que otros más modernos y cuando les aplicas luz para resaltar todos los detalles ya… no tienen precio.

El tractor de hoy se lo debemos a Vichus que nos llevó hasta él. La foto la hicimos hace ya un tiempo (no todas las fotos que vaya a publicar van a ser nuevas, que si no cambio demasiado XD).

Tras alguna que otra foto de la finca en la que se encuentra, nos metimos a darle caña a este tractor.

¿Cómo hicimos la foto?

Queríamos darle un poco de ambiente al tractor y ponerlo en su sitio. Para ello lo que hicimos fue aplicar una luz difusa que nos iluminase la estancia pero que no destacase sobre el elemento principal.

El tractor lo iluminamos con una linterna cálida de forma cenital, generando la mayor textura a la hora de iluminar. Fue un trabajo con muchas repeticiones, para que no saliese ningún trazo de linterna.

Para darle algo de vida al tractor, iluminamos los faros con un pequeña linterna cálida. Aportando ese toque de luz que haga parecer que están encendidos.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja un comentario