Si hay algo que diferencie a la fotografía nocturna de otras técnicas es la capacidad de mostrar solo aquello que queremos en el medio natural. La foto que os traigo un ejemplo de ello.

Por la noche tenemos a nuestro favor, la poca luminosidad en el ambiente, los que nos da la ventaja de poder controlar la luz por completo. Gracias a aplicar la luz conseguimos que la cámara registre solo aquellos elementos que queremos.

Sobre la foto

A finales de 2019 en una de esas salidas para despedir el año, nos juntarnos Charly, Javi y el que escribe. En un principio íbamos a ir a una ruina a hacer una circumpolar y luego nos acercaríamos a este coche. El caso es que yo llegué tarde porque en el trabajo se complicaron las cosas y no pude hacer la foto a las ruinas.

Pero sí que me esperaron a hacer este coche. No recuerdo bien el modelo, creo que es un Opel Rekord pero no estoy seguro ahora mismo. El caso es que hicimos varios encuadres y al final el que más me gustó fue éste muy cerca del morro del coche.

El vehículo se encuentra entre la maleza, muy pegado al suelo al no tener las ruedas, lo que hace que sea muy difícil mostrar algo de cielo y que éste sea curioso. Esa fue la razón de dejar todo el entorno negro y solo aplicar luz al coche.

Para iluminarlo nos basamos en una iluminación cenital. De esta manera la carrocería llamaría mucho la atención y sacaríamos todos los colores que tenía ésta. Para darle un toque distinto y aportar contraste en la imagen decidimos iluminar en un color cálido el faro, el interior del capot y habitáculo.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja un comentario