Adaptarse a los horarios del toque de queda y hacer fotos es algo muy complicado, sobre todo para los que no nos ganamos la vida con la fotografía. Bueno quizás para todos no, pero si te gusta la fotografía de paisaje y la nocturna… la cosa se complica bastante.

La foto de hoy es una de esas de corre, corre que no llegas. Nos levantamos a las 5:30 de la mañana en el pueblo de Javi, desayuna rápido y sal a las 6:00, ya que antes no nos lo permiten. Por suerte, yo no llevaba el coche así que tuve una horita y cuarto de hacer de copiloto. Por el camino como siempre entran las dudas: ¿el pronóstico será de verdad o fallará? ¿Tendremos las luces que esperábamos? ¿Merece la pena madrugar tanto?…

Ya por el camino, cuando apenas quedaban 5 minutos para llegar, las dudas se despejan. Hoy, vamos a tener suerte. Así que antes de aparcar ya teníamos pactado que yo, que tenías las botas puestas por no conducir, saliera corriendo para pillar esas primeras luces, por que si solo hubiese unos pocos minutos de nubes con color y que al menos uno de los dos pillase el amanecer como es debido.

La verdad es que me dio tiempo a llegar y hacer una primer foto en lo que llegaba Javi. Pero la carrera hubiese sobrado puesto que tuvimos un amanecer de esos largos, en los que puedes disfrutar de hacer fotos y reventar la localización.

Sobre la foto

Pues sigo con las panorámicas y en este caso se trata de un HDR, de 27 fotos 7 movimientos de cámara para conseguir la panorámica y de 3 en cada punto con distintas exposiciones para conseguir toda la exposición (con detalle en sombras y altas luces).

Poco más os puedo contar, ésta es una de las imágenes que más me gustó y por eso la hice y es la que hoy veis.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja un comentario