¿Cuántas veces habéis salido a hacer fotos por la noche con alguien que no haya practicado nunca la fotografía nocturna? Yo muy pocas.

Se que es una introducción un tanto extraña, pero es lo que más me gusto de esta noche. Me resultó súper curioso ver la cara de sorpresa de Laura al encenderse el LCD en la pantalla de la cámara.

También fue muy curisosa la cara anterior, con esa expresión de «¿y este tipo que hace con unas linternas dando saltos en medio de la noche?».

Yo ya estoy acostumbrado a ver los resultados y los colores que aparecen en la pantalla, es más, muchas veces ya tengo una idea en la cabeza de la imagen que va a salir en la cámara y no me impresiona tanto.

¿Cómo se hizo la foto?

La foto, como todas la que se acaban en la cámara, fue una evolución. Empezando por lo más sencillo y acabando en una toma mucho más compleja.

Como siempre, se empezó buscando el encuadre, quizás en el caso de los coches, esta labor es bastante sencilla. Esto se debe a que más o menos, son siempre los mismo ángulos, ya que con ellos conseguimos que el coche destaque sobre el entorno.

Una vez visto eso, elegimos el color del cielo. En mi caso, me encantan los cielos azules, y es el que se eligió en esta imagen. Tras tener los colores del cielo, elegimos la linterna que nos da la temperatura de color adecuada para ese balance de blancos.

Y aquí, es el momento de empezar a jugar. Elegir desde dónde aplicamos la luz, cómo y lo más importante por qué. Con ello, conseguiremos dar un mensaje u otro a la imagen.

Tras sacar la iluminación exterior, empezamos a darle «vida» al coche, un par de pruebas para la iluminación interior, otras tantas para los faros y foto terminada.

Pero eso no es todo, una vez obtenemos «la coreografía» de luces. Toca analizar la imagen, pensar un poco y ver si somos capaces de sacarle más. En este caso, se decido alargar el tiempo de exposición. El punto de partida fue una toma de 30 segundos en la primer imagen. Comenzamos a alargar el tiempo hasta llegar a un minuto, luego dos y se tuvo que repetir la imagen otra vez más con 4 minutos de exposición. ¿Por qué 4 minutos? simplemente por las trazas de las estrellas. Quizás más tiempo hubiese sido mejor pero esa noche decidimos dejarlo ahí.

Un vemos en unos días. Sed felices! 🙂

6 thoughts on “Renault 4 o 4 latas”

Deja un comentario

Esta pagina tiene cookies. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento. Más info. ¿Las aceptas?

ACEPTAR
Aviso de cookies