Hace casi un año de la paliza que junto a Iván y a Enrique nos pegamos para subir hasta aquí. La verdad es que la ruta no debe ser tan pesada y más si no vas tan cargado como íbamos nosotros, pero a nosotros lo que se suponía iban ser tres horas y media se convirtieron en 5 y media.

La noche anterior apenas dormimos, nos acostamos tarde haciendo algunas nocturnas y haciendo una sesión de lo más sexual a una pareja de sapos que buscaban nuestras tiendas para refugiarse del viento.

Ese mismo viento fue el que apenas nos dejo dormir un par de horas, las tiendas hacían un ruido insoportable y no paraban de moverse, hasta tal nivel que la tela en algunos momentos llegaba a pegarte en al cara despertándote.

Pero bueno tras una mala noche, las dos horas de bajar y las cinco y media de subir aquí el tiempo nos regaló este atardecer.

Sobre la foto

El atardecer nos pilló un poco desubicados por un lado, sufrimos la perdida momentánea de Enrique. Como consejo, cuando vayáis a la montaña llevad unos Walkie Talkie que cuando no hay cobertura… la cosa se pone «compleja».

Por otro, estuvimos buscando donde dormir tranquilos lo que nos quitó algo de tiempo. Tras eso nos pusimos a empezar a fotografiar el atardecer pero con las prisas lo estábamos haciendo mal XD. Apuntar hacia donde no se pone el sol no suele ser buen plan XD XD XD.

Así que cuando nos quisimos dar cuenta, casi perdimos los colores más chulos del cielo y tocó correr para encontrar un encuadre que mereciese la pena pillando ese cielo que veis en la foto.

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja un comentario