Si la entrada anterior os mostraba un atardecer en esta toca un amanecer. Para aquellos que os surja la duda, no, no está hecha durante esta semana saltándome ningún tipo de restricción XD XD XD.

El año pasado por estas fechas, estaba por Islandia, junto a Javi y David. Entre muchas cosas decidimos pasarnos por la famosa playa de los diamantes. Famosa porque justo allí esta la desembocadura del lago glaciar Jokulsarlon y se acumulan en la playa los hielos desprendidos del glaciar.

El amanecer fue un poco complicado, llegábamos muy justos de hora. Los colores rositas ya se veían en el horizonte mientras conducíamos hasta la playa. Tocaba correr para no perdernos el amanecer.

Medio dormidos tuvimos que «pelear» por conseguir algún hielo en el que no hubiese nadie haciendo fotos.

Algún consejo

En lugar de explicaros cómo hice la foto, que no es más que una exposición de 1 o 2 segundos para conseguir esa textura en el agua, os cuento la experiencia para que cuando vayáis allí, sepáis qué nos pasó y cómo lo solucionamos.

Lo primero, los amaneceres cuestan mucho, al menos a mi las sabanas me atrapan y dan ganas de quedarte durmiendo. Levántate con tiempo.

Si puedes el día anterior pásate por las dos playas de la desembocadura y así te harás una idea de cuantos «diamantes» hay en cada orilla. Por la mañana, ya sabrás a qué playa ir.

En Islandia el mar funciona raro XD. En españa, predecir la ola grande es fácil, allí cuando menos te lo esperas te aparece un «olón» que te rompe los esquemas y tienen bastante fuerza. Ten precaución. Por si te interesa, en esta entrada, te cuento cómo fue una de esas olas que te calan las botas unos cuantos días.

Pon la cámara todo lo bajita que puedas, ojo con las olas, que cuando viene la gorda… te va a mojar hasta la cámara, como le paso a Javi

Después de pasar por aquí, limpia el trípode en el hotel, si puedes y sabes desmontarlo, hazlo, vas a tener arenilla por todas partes y va a hacer que alguna pieza del trípode te falle. en nuestro caso, los tres trípodes que llevábamos acabaron con «dolencias».

Nos vemos en unos días. Sed felices!

Deja un comentario